Actualmente, los emprendedores alrededor del mundo están buscando convertirse por primera vez en propietarios de una compañía. Es un camino bastante complejo, por eso varios fallan en el intento. Pero si haces las cosas bien y tu nueva empresa sobrevive, el mundo del emprendimiento tendrá una gran recompensa para ti. Te darás cuenta que valió la pena superar los obstáculos que enfrentaste.

Puntos a considerar antes de crear una empresa

Antes de adentrarte en los pasos para la constitución de una empresa, debes conocer lo básico. Empezar tu propio negocio es una de las formas más poderosas de controlar tu vida laboral. Puedes empezar con algunas horas a la semana, porque tú puedes elegir tu propio horario, optar por los proyectos que te parezcan más emocionantes y conocer mucha gente interesante.

Por supuesto, es importante tener claro que todo comienzo es difícil, por eso antes de emprender debes hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Estás listo para el estilo de vida de un emprendedor?
  • ¿Existen clientes dispuestos a pagar por tu idea?
  • ¿Tienes suficiente habilidad y determinación?
  • ¿Estás dispuesto a dedicarle tu vida a esa gran idea?

Si todas tus respuestas fueron sí, tienes todo el panorama a tu favor para empezar tu propia empresa. Recuerda, como emprendedor debes hacer enormes esfuerzos para construir un negocio desde cero, aprender sin parar y estar dispuesto a recibir los frutos únicamente a largo plazo.

Con la ayuda de este artículo sobre cómo crear una empresa puedes poner a trabajar eso que tanto deseas, para eventualmente conseguir clientes y potenciar tus ganancias. Te mostraremos cómo dar el primer paso firme para convertir tu proyecto personal en una verdadera compañía.

Será de utilidad tanto para personas que no han empezado su negocio, como para quienes ya hicieron sus primeros avances. Aquí tienes los pasos para crear una empresa:

1. Haz una “lluvia de ideas”

Todo negocio empieza con una idea. Puede haber un tema del que eres realmente apasionado y conocedor, o tal vez se te ocurrió una forma de llenar una brecha en el mercado. Independientemente de tus intereses, siempre habrá una forma de darle una vuelta a tu negocio para satisfacer al público.

Escribe todo lo que se te ocurra y selecciona las mejores ideas, cuando ya tengas una o dos entre las más viables, haz una búsqueda rápida entre las empresas existentes de la industria. Aprende lo que están haciendo los líderes de esas marcas y averigua cómo tú puedes hacerlo mejor. Si piensas que tu negocio puede ofrecer algo que otras compañías no (o quizá lo mismo, pero mejor y más barato) entonces ya tienes tu idea preparada y debes continuar al segundo paso que es crear un plan de negocios.

Claro, otra opción es abrir una franquicia de una empresa ya consolidada. La marca y el concepto ya están listos, lo que necesitarías es la ubicación y el financiamiento. Recuerda, no solo necesitas una idea, sino un modelo de negocio viable.

2. Construye un plan de negocios

Listo, ya tienes la idea en su lugar, ahora debes hacerte otras preguntas más específicas:

  • ¿Cuál es el propósito de tu negocio?
  • ¿A quién le estás vendiendo?
  • ¿Cuáles son tus objetivos finales?
  • ¿Cómo vas a financiar los costos iniciales?

Un plan de negocios bien escrito tiene las respuestas correctas a todas estas preguntas. Esto te ayudará a averiguar hacia dónde va tu empresa, cómo superar las posibles dificultades y qué necesitas para sostenerla.

3. Evalúa tus finanzas

Todo comienzo de un negocio tiene un precio, así que debes determinar cómo cubrir esos costos. ¿Tienes los medios para hacerlo o debes pedir dinero? Si estás pensando en hacer que tu negocio sea tu nuevo trabajo a tiempo completo, debes empezar con algo de capital para los costes de lanzamiento y sostenerte antes de que empieces a generar ingresos.

Muchos empresarios usan su propio dinero en nuevas compañías, pero posiblemente tú necesites ayuda financiera. Pedir un préstamo en el banco es un buen punto de partida, como también existen prestamistas alternativos que te ayudarán con tu nuevo comienzo.

4. Determina tu estructura legal

Debes tomar en cuenta los requisitos legales para crear una empresa. Primero hay que decidir qué tipo de entidad es. La estructura de tu negocio afecta todo legalmente, desde cómo presentar tus impuestos hasta cómo tomar responsabilidades si algo sale mal.

Si tú mismo eres el dueño y quieres ser responsable de todas las deudas y obligaciones, puedes registrar una empresa unipersonal. Si estás con otras personas puedes conformar una sociedad, que significa que dos o más personas se consideran responsables como propietarios del negocio.

Una de las estructuras más comunes para pequeñas empresas es la Corporación de Responsabilidad Limitada (LLC). Esta estructura tiene las protecciones legales de una corporación, pero te garantiza los beneficios fiscales de una sociedad.

5. Regístrate ante el gobierno

Para convertir tu compañía en una entidad oficialmente reconocida, debes registrarla. Este es el primero entre los trámites legales para crear una empresa. Las corporaciones necesitan un documento con los artículos de la incorporación, donde dirá el nombre de tu negocio, propósito, estructura corporativa, detalles comunes y toda la información relevante. También puedes registrar únicamente el nombre comercial para tener un título legal.

Después de esto necesitarías una identificación como empleador, que posiblemente no parezca necesario para quienes empiezan una compañía sin tener empleados aún, pero sería favorable para mantener los impuestos personales y de negocios por separado, para esto se te solicita presentar formularios para presentar tus impuestos ante las instituciones correspondientes. Esta identificación también serviría para tener listo este trámite en caso de que quieras contratar a alguien más adelante.

6. Elige tu tecnología

Hoy en día, todos los negocios deben tener las herramientas tecnológicas correctas para poder operar. Algunos necesitan unas más sofisticadas que otros dependiendo de la industria, pero tener equipos avanzados y software confiable siempre ayudará a mantener todo ordenado y obtener los resultados deseados.

Hay muchos factores diferentes para tomar en cuenta cuando buscas la tecnología adecuada para tu empresa: contabilidad, facturación, punto de venta, presentaciones, etc. Si puedes manejar tu negocio con aplicaciones, podrías utilizar solo smartphones y tabletas. Si necesitas procesos empresariales más complejos, necesitas computadoras con sistemas de seguridad y gran almacenamiento.

7. Elige tus socios

Ejecutar un negocio puede ser abrumador y probablemente no serás capaz de hacerlo todo tú solo. Ahí es cuando debe entrar la ayuda de un tercero. Hay empresas de diferentes sectores, desde contacto telefónico hasta RRHH, que existen para colaborar con lo que necesites y ayudarte a administrar mejor tu empresa. Estos pueden ser tus primeros proveedores.

8. Construye tu equipo

A menos que estés planeando ser el único empleado de la compañía, necesitarás un gran equipo para conseguir esa unión necesaria en toda empresa. Los empresarios eventualmente necesitan agregar el elemento “gente” a sus negocios con la misma dedicación que aplican para fabricar sus productos o crear sus servicios.

El producto lo construyen las personas, así que el equipo fundador debe saber identificarse y saber determinar cómo ofrecer servicios al público a través de la gente. Esto debe ser prioridad. Cuando el negocio empiece a funcionar y requiera empleados, hay que averiguar la mejor forma de trabajar juntos, definir correctamente los roles, las divisiones de trabajo y cómo establecer retroalimentación para crear una cultura laboral orientada hacia el éxito.

9. Da a conocer tu marca

Este es uno de los principales pasos para hacer una empresa. Tener un buen inicio no será posible si la gente no se entera de tu negocio. Antes de empezar a vender tu producto o servicio, necesitas construir una marca y crear expectativa para el día de tu inauguración o lanzamiento.

Tener un sitio web y perfiles en las redes sociales es esencial para cualquier pequeña empresa en la actualidad. Crea tu logo y tu identidad corporativa para presentarte ante el público, así será más fácil para todos reconocer tu marca y podrás posicionarla en todas las plataformas.

Las redes sociales son excelentes para difundir la noticia acerca del día de lanzamiento, promocionar ofertas y hacer descuentos a los primeros seguidores una vez que inicies. Asegúrate de mantener actualizados estos medios digitales con contenido relevante sobre tu negocio y la industria en general.

10. Haz crecer tu negocio

Ya pasaste por una cantidad de pasos importantes y tu empresa ha tomado forma, sin embargo, el lanzamiento y las primeras ventas son apenas el comienzo de tu tarea como empresario. Si quieres obtener ingresos y mantenerte a flote, no debes permitir que tu negocio deje de crecer.

Trabajar junto a otras marcas más establecidas en la industria es una buena forma de lograr crecimiento. Empresas que ya tengan trayectoria o bloggers que sean usuarios de tu área de experticia pueden promocionar tu compañía a cambio de una muestra del producto o servicio gratuito. Otra vía es colaborar con  organizaciones sin fines de lucro para promocionar tu nombre.

Conclusión

Iniciar un negocio puede ser arriesgado y desafiante, pero cuando estás armado con las herramientas e información adecuada, puedes encaminarte hacia el éxito como emprendedor. Las dudas y el miedo para crear tu compañía es el primer reto de muchos que debes enfrentar para alcanzar tus objetivos. Anímate a seguir estos pasos sobre cómo montar una empresa y empieza a generar ingresos haciendo lo que amas.